jueves, 10 de enero de 2019

МЕНТАЛЬНАЯ

El espacio matricial mental se divide en dos niveles generales y varios secundarios…” Los generales ya los vimos en su momento, siendo estos el mental superior y el mental inferior. Dentro de los secundarios se encuentran el mental V (virtual), el mental E (espejo) y el mental R (residual) entre otras subcapas mentales de la psiquis que no trataremos ahora. Según que pensamientos generamos, o, mejor dicho, tenemos, estos mentales se activan y producen una serie de residuos que llamo habitualmente “basura mental” y que es la responsable de toda alienación del emocional inferior con cantidad de miserias inservibles que nublan la visión clara de las energías. Por eso siempre digo que tienen que limpiar o por lo menos acomodar el mental para evitar estos procesos dañinos en el normal funcionamiento de las energías y que los demonios utilizan para su ingreso o manipulación de los pensamientos.  Cuando el mental está ordenado, ustedes pueden detectar si algo no está bien en su mental, aun creyendo que lo está, porque detectan la basura antes que el “basurero” la oculte dentro del basural y ya no puedan detectar dicha basura mental. 

Aclarar que el mental no son los pensamientos, ni el Espacio Matricial Mental, ni tampoco es la mente. Podríamos decir que el mental es la zona psíquica encargada de procesar las energías de los siete cuerpos, para que los pensamientos en el E.M Mental sean propios y no ajenos.  No es una definición completa, pero creo que es suficiente para comprender de que estamos hablando y poder desarrollar la información posterior lo mejor posible.

Los mentales secundarios no pertenecen propiamente al Espacio Matricial Mental, sino que son subcapas del cuerpo mental, separadas por unas membranas permeables o plasmáticas (mp) que se ubican entre las distintas clases de mentales. Estos mentales se agrupan en modo superpuesto de la siguiente forma: (mental E /mp/ mental V /mp/ mental R /mp/……mental “n”) siendo estos por consiguiente permeables entre sí, permitiendo una fluidez entre unos y otros como si fueran un solo mental homogéneo y no subcapas separadas de distintos mentales. Antes de proseguir recomiendo la lectura de los artículos LOS SIETE HOMBRES, E.M MENTAL, OCTAVA COELUM, ENMEN, PATRONES BÁSICOS y BASURA con todos sus respectivos artículos relacionados. La intención y propósito de este artículo es mostrar algunos de los mentales secundarios, su función y como trabajan con las energías de los pensamientos.  No me extenderé en detalles sutiles, pero sumamente importante de los mismos, pues sería muy complicado y extenso, así que lo dejaremos para más adelante cuando hayamos tratado otros temas necesarios para su comprensión. 

Comencemos con el mental V (virtual). Este mental es el que se ocupa de todo lo referente a la fantasía de la consciencia artificial y personalidad virtual del sujeto. Trabaja directamente con el centro emocional inferior y la esfera del inconsciente. Su propósito es mantener a determinados hidrógenos de reacción (Hr) estables, para que esta fantasía no pase al subconsciente, pues si esta logra “enquistarse” tendríamos una esquizofrenia en potencia, donde la fantasía prima o se confunde con la realidad. Por tanto, el mental V (mV) trabaja con hidrógenos inestables (Hr) pudiendo generar procesos que vimos en su momento en el artículo correspondiente. 
  • Hr36+Hr9=Hr45 con tendencia negativa (ẽ↓). Toma hidrógenos bajando el octanaje para igualar a H48.
  • Hr36+Hr36=Hr72 con tendencia positiva (ẽ↑). Expulsa hidrógenos subiendo el octanaje para igualar a H48.
Este mental genera hidrógenos sobrantes H(ẽ↑) cuando equilibra una ecuación mental (em), estos hidrógenos afectan directamente al centro emocional inferior con exo y endo energías nocivas, produciendo desequilibrios emocionales continuos. Cuando necesita equilibrar para arriba toma hidrógenos faltantes H(ẽ↓) del centro intelectual inferior produciendo falta de atención, confusión, olvidos, etc. Por consiguiente, limpiar el mental de fantasías animadas evita que el mV afecte al emocional e intelectual inferior y libera a la mente de fantasías y pensamientos nocivos. El mental virtual es el filtro entre la fantasía y la realidad, pero cuando filtra demasiada fantasía, termina perjudicando a otros procesos energéticos mentales como veremos más adelante.

Pasemos ahora al mental E (espejo). Recomiendo antes de continuar, la lectura de los artículos correspondientes, que supongo a esta altura bien sabrán de cuales se trata. El mental (E) tiene una función bastante compleja, pues es el encargado de mantener el equilibrio entre lo que es y lo que imaginamos que es. Como ya deberían saber la imaginación es la proyección de la consciencia “real” a un escenario “posible” dentro de las 16 realidades del espacio matricial (3+1) x 4, o sea, a una de las 16 realidades del EM 4x4. Podemos decir que imaginar es una octava proyectiva entre realidades de un mismo espacio matricial. Cuando esta octava proyectiva no se mantiene dentro de los parámetros del EM 4x4, se transforma en fantasía, que es una proyección de la consciencia "artificial" que crea posibles escenarios virtuales del EM 4x4 dentro de la realidad faltante del espacio matricial mental (2+1) x 5 (EMm 3x5).

Cuando proyectamos en el otro un faltante nuestro, es porque la ecuación del mE está desequilibrada del lado imaginativo, entonces vemos en el otro lo que nos falta corregir en nosotros, proyectando una imagen inversa como en el espejo. Cuando vemos en el otro un sobrante nuestro, es porque la ecuación está desequilibrada del lado contrario y vemos la realidad de nuestro mental también reflejada. Ejemplo: Un sujeto “A” con un mental E desequilibrado, ve proyectado ese desequilibrio en otro sujeto “B”, cuya característica es justamente lo que le falta a “A”. Proyecta imaginación y refleja realidad o proyecta realidad y refleja imaginación.

Este mental trabaja directamente con el centro motor y la esfera del subconsciente. Si el desequilibrio es demasiado, puede crear quistes mentales que generan hábitos dañinos como la desconfianza, la paranoia, el sentirse observado, la soberbia y otras actitudes nocivas que contaminan la esfera del subconsciente. Lamentablemente muchas veces esto es usado por la personalidad virtual para justificar miserias reales, o como argumento psicológico en discusiones egóicas entre mentales desordenados de sujetos en estado de inconsciencia. El trabajo del mental espejo es ubicar nuestros pensamientos en el espacio faltante del EMmental 3x5, y no en una de las 15 realidades del mismo, pues entonces seria imaginación y no realidad. Llenaríamos el EMmental con proyecciones irreales y cargaríamos de basura nuestro mental inferior.  

Por último, nos queda ver el mental R (residual). Este mental trabaja con el resultado final de los dos mentales anteriores, el mV y el mE. Como dije al principio de este artículo los mentales secundarios están separados por unas membranas permeables o plasmáticas (mp) que se ubican entre las distintas clases de mentales. Estas membranas dan paso a las energías, productos finales y materia sobrante del proceso energético de los mentales V y E al mental residual. Este mental es el encargado de “reciclar” toda la materia mental resultante que dejan dichos procesos alquímicos y convertirlos en “material inocuo” o Hidrógenos base (Hb). El incorrecto funcionamiento del mR produce que dicho material quede activo, influyendo directamente en el centro intelectual y la esfera consciente. Cuando esto sucede el sujeto queda tildado en pensamientos recurrentes, temas recurrentes, ideas recurrentes, etc. Se produce un “bucle mental”, como un Gif, donde la mente no puede avanzar mas allá de su propia recurrencia en pensamientos, palabras y obras. También produce incomprensión, falta de memoria y complejidad en visualizar lo prioritario o resolver problemas básicos sobre un tema simple.   

Cabe decir que cuando los tres mentales están comprometidos con un mal funcionamiento, todo el material mental se mezcla en un coctel mortal, pasando por las membranas plasmáticas y haciendo un tremendo daño psíquico y enrosque (barullo) mental, cuyo resultado final es la completa y total incapacidad de procesar información sin ensuciarla continuamente con infinidad de insignificantes idioteces, complicando la resolución de cualquier problema simple o complejo al agregarle términos externos complicados e innecesarios. En este estado mental la lógica se pierde, luego la razón y por último se desarrolla un estado de alienación mental o psicopatía psíquica, donde el sujeto termina fragmentando más sus yoes, contrayendo su esfera de consciencia y alienándose hasta convertirse en un verdadero contenedor y vertedero de basura mental, donde el basurero (ego) esconde la basura (miserias) para que nadie pueda encontrarla.   

Por hoy terminamos el artículo, pero comenzamos con el tema, pues hay mucho mas escondido en las profundidades de la realidad general y los laberintos de la mente, la vida y la muerte de lo que pueden imaginar. 

Sektorl

El botón de Whatsapp funciona solo en dispositivos móviles

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar