domingo, 11 de noviembre de 2018

LA TRIPULACIÓN

Una tripulación es un conjunto de personas que se encargan de conducir o manejar un barco, un avión o una nave espacial, o que prestan servicio en ellos generalmente bajo una estructura jerarquizada. La tripulación es al navío como el navío a su finalidad, me explico, un navío mercante tiene mercaderes, un navío pesquero tiene pescadores, un navío de guerra tiene soldados, un navío de placer tiene servidores, un navío de estudio tiene científicos, etc., y aunque todos forman parte de sus respectivas tripulaciones, no todos son iguales, pues depende del navío y su propósito que la tripulación sea lo que es. DDLA es un navío digamos, superlativo, pues se adapta a la tripulación como esta, la nave, define su tripulación. También tiene una estructura jerárquica que se debe respetar, pero en este caso, esférica, siendo la única estructura jerárquica que se adapta a la superlatividad del navío y su tripulación. La suma de las partes hace al todo porque el todo contiene a las partes. Nadie por fuera de DDLA tiene acceso al todo de DDLA, pues no forma parte del mismo y por lo tanto, de su superlatividad.

Hay navíos y navíos, en el caso de DDLA es un navío enorme por su superlatividad, pero con una tripulación muy escasa, pues su exigencia es máxima y su tolerancia es mínima. Otros que zarparon hace muy poco, tienen una tripulación enorme, aunque el navío es muy pequeño en comparación, eso se debe a que su exigencia es mínima y su tolerancia es máxima. ¿Qué quiero decir con esto? Que el Perla Negra apunta a la consciencia y los demás a la inconsciencia, son navíos de placer, cruceros serviciales al ego sin un propósito real, sino con intenciones meramente superfluas o fantasiosas. El Perla Negra en cambio, es excluyente, no por elitismo, sino por necesidad. Nada que no sea limpio en intención y propósito soporta la travesía y menos las tareas que demanda el mantenimiento y navegación del Perla Negra.

Un Capitán también debe ser navegante, marinero, grumete y cocinero, pelando papas y friendo huevos, pues tiene la responsabilidad de dar el ejemplo de que ninguna tarea es mejor o peor que otra, porque todas son necesarias para que el navío y la tripulación avancen y la misión se cumpla. Ahora aclarado todo esto, comenzaremos con el articulo en cuestión. 

En el sur de Argentina y Chile existe una leyenda de la mitología Chilota, de un barco fantasma llamado El Caleuche, también conocido como el Barco de los Brujos o Magos, su nombre proviene de las palabras mapuches <caleutun> “cambiar de condición” y <che> “gente”, para referirse a los cambios de su tripulación de muertos a vivos, de afligidos a dichosos o las múltiples transformaciones que puede experimentar el propio barco. 

El Caleuche suele aparecer de noche y entre la niebla, mostrando las características de un gran buque velero antiguo. Se dice que es un barco que puede desaparecer o adoptar las formas que desea para no ser visto y que su tripulación puede transformarse en focas, lobos o delfines. Su cubierta principal está siempre llena de luces y se oye música de fiesta. Cuando debe pasar desapercibido tiene la capacidad de transformarse en un tronco de árbol varado, en una roca o en algún animal marino. Otra forma de ocultarse a la vista es navegando bajo el agua. Se dice que el Caleuche carga con todos los espíritus de la gente que se ha ahogado en el océano. El barco los va recogiendo y una vez a bordo, los espíritus de estos muertos pueden volver a la vida luego de redimirse de sus pecados (miserias). La tripulación del Caleuche, está integrada por dos clases de navegantes, unos son los brujos, que llegan desde tierra montados sobre el lomo de un caballo marino, los otros, son los náufragos, cuyos cadáveres trajo a bordo la Pincoya* y que, al instante mismo de poner pie en cubierta, retornan a la vida, pero ahora, a una vida nueva de felicidad eterna.

El Caleuche tiene como misión recorrer todos los mares del mundo para conocer el estado en que se encuentran los seres que en ellos habitan, y durante su recorrido suele ayudar a las naves amigas a sortear las tempestades, conduciéndolas a puertos seguros o remolcándolas a destino. Algunos dicen que su puerto final es la Ciudad de los Césares, un lugar enclavado en algún sitio de la Cordillera de Los Andes donde sus residentes viven eternamente. La leyenda del Caleuche es una de las pocas leyendas superlativas, pues hay muchas versiones diferentes que se adaptan al imaginario de las creencias y supersticiones de los sujetos. La relatada, es la más conocida y aceptada por los pueblos amerindios que habitaron y habitan el sur de Chile y Argentina.  (Fuentes varias)

La Pincoya, equivale a la Nereida o Ninfa de los mares europeos.

¿Encuentran similitudes entre esta leyenda y este navío? ¿Cuáles analogías comparten? ¿Será que el Perla Negra y su tripulación es como el Caleuche? Preguntas que solo ustedes pueden responder, pues depende de la consciencia de cada cual encontrar o no las respuestas a estas y otras preguntas.

Un factor común de esta tripulación son sus miserias, sin ellas no habrían llegado a este navío, pues nadie que no sufra de alguna manera por ellas, estaría buscando la redención, y por tanto el Perla Negra pasaría desapercibido, sería solo un tronco o una roca que no llamaría su atención.  Una vez a bordo, comienza el baile, pero no de fiesta, sino de lucha con su primer enemigo, el que ve reflejado en el agua cuando mira el mar que lo rodea. Luego las batallas mas cruentas comienzan llegan hasta tal punto, que añora el tiempo cuando sus miserias eran su único pesar y flotaba como naufrago en el inmenso mar. No es fácil formar parte de la tripulación del Perla, pero vale la pena intentarlo, pues si logran aguantar los embistes, las tormentas y el entrenamiento en este Caleuche de muertos, renacerán a la vida, porque conseguirán la consciencia que da la redención del perdón y la victoria sobre sus propias miserias.

Este articulo podría ser superlativo, tan superlativo como el navío mismo, pero mejor no abusar y dejar que cada uno saque sus propias conclusiones desde la posición que se encuentre, sea grumete, cocinero, navegante o marinero. Mientras, siempre habrá alguien que los reciba a bordo, guiándolos y extendiendo su mano al que lo necesite. 

A LOS QUE EMPIEZAN

A veces me pongo en el lugar de los que apenas llevan tiempo con nosotros, aquellos que recién aterrizaron en DDLA y están empezando a leer los artículos de Morféo y asimilar el conocimiento en ellos vertido, al tiempo que en Faceboock se van poniendo al día de todo lo que allí se publica y van intentando comprender el funcionamiento de este grupo tan especial.

Y al ponerme en sus zapatos comprendo que no debe ser fácil seguir el ritmo implantado. Además de que cada uno, en función de su tiempo, irá leyendo unas cosas y otras no, pues últimamente se publica mucho y bueno. De lo cual me alegro, pues denota que cada vez son más los que toman la acción de compartir lo que tienen aportando al grupo una visión rica y variada de la consciencia en crecimiento.

No dudo que el que ingresa a DDLA no viene de nuevo en los asuntos de la consciencia, pues por ley de afinidad lo semejante atrae a lo semejante, y si ha sido atraído a este sitio es porque su proceso interno así se lo requirió. De igual manera que el que no esté preparado para su alta vibración será repelido tarde o temprano.

Hoy quisiera dirigir mi mirada hacia los que comenzaron hace poco su camino en esta casa, que es la suya si así lo deciden, para mostrarles mi comprensión de que todo esto no es fácil. Y decirles que no se apresuren a formar juicios rápidos por algunas acciones que no terminen de comprender o conocimientos más difíciles de asimilar. Decirles que todo proceso energético de consciencia requiere de su tiempo y de su ritmo, y éstos a veces no son iguales para todos.

De igual manera, y por la misma razón, hago un llamamiento a los compañeros para que tengan comprensión y paciencia con los que empiezan, y no se apresten a levantar la espada demasiado rápido cuando se dan situaciones más fruto de la incomprensión que de la mala voluntad. Recordad que todos fuimos nuevos alguna vez y a todos nos costó al principio enfrentar la realidad. Y aunque llevemos un camino andado, seguimos siendo aprendices del Ser que portamos.

Nadie les pide que tengan que decir sí a todo y nadie les dice que lo que aquí se expone sea la única verdad. Simplemente hemos emprendido un camino juntos para dar forma a una nueva realidad tanto en lo particular como en lo general, enfrentando cara a cara las cadenas que nos atan y tomando las armas de que disponemos para conquistar lo que nos pertenece por derecho.

Sé que toda esta información resulta muy exigente. No está hecha para contemplativos idealistas que creen que sentándose a meditar y hablando bonito del amor el mundo cambiará y ellos ya están salvos porque son diferentes. Ni está hecha para aquellos que esperan un salvador y mientras que no se digne a aparecer el mundo debe seguir sufriendo para purgar sus pecados. No, aquí decimos que el salvador eres tú mismo y no sé a qué estás esperando, aquí decimos que ya está bien de no hacer nada y de empeñar el presente por un futuro remoto, aquí decimos que cada hombre y cada mujer no están hechos para ser esclavos sino libres y soberanos, y que, si para ello hay que tomar las armas abandonando la comodidad y echarse al barro del campo de batalla, pues se va. Y si se cae mil veces, se vuelve uno a levantar y continua con la mente puesta en la victoria final, la de Ser Libres.

Vivimos en el tiempo sin tiempo, en el que ya no es momento de buscar y seguir buscando, vivimos en el tiempo de la definición, en el tiempo de la acción, en el tiempo de SER. Si la frecuencia de vibración que aquí percibes es demasiado alta, es porque así lo requiere el presente en que vivimos. Si percibes que algunos miembros están dando un tirón a los de abajo demasiado fuerte, es porque así lo requiere el presente en que vivimos. Si percibes que a veces se toman medidas drásticas y radicales, es porque así lo requiere el presente en que vivimos.

También sé que, por momentos, te puedes sentir abrumado. Sólo te puedo decir que se necesita de un esfuerzo por tu parte para seguir el ritmo que aquí se impone. Que hay que leer mucho y estudiar cronológicamente para ir comprendiendo y que para ayudarte se están dando unas Aulas de clases que nadie se debería perder en las que todos aprendemos.

Por último, te puedo garantizar que somos muchos los que estamos a tu disposición para aclarar tus dudas desde el respeto y la consideración al prójimo.

Todo esfuerzo tiene su recompensa. Disfruta del camino. A.H 

BONUS TRACK (para relajarse un rato)

Sektorl
COLABORAR CON DDLA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte

Colaborar con DDLA
https://www.paypal.me/DDLA.