lunes, 22 de enero de 2018

Editorial DDLA 7x03 - La luna

La luna

En este editorial, hablaré sobre un dogma científico ya tratado por DDLA, pero debido a su importancia para la vida en el planeta, es un tema bien válido para hacer revisionismo. Me estoy refiriendo a la Luna. La ciencia afirma que es un satélite natural. ¿Por qué catalogo esta afirmación como dogma científico? Antes de argumentar, responderé a esta pregunta haciéndome eco de las palabras que usó el célebre Isaac Asimov, para referirse a ella. Cito:


«Después de todo, la Luna existe y está ahí. ¿Por qué no aceptarlo? La respuesta es que estudiando el resto del sistema solar llegamos a la conclusión de que la Luna no debería estar ahí. El hecho de que lo esté es una de esas casualidades demasiado buenas para poder ser aceptadas. Los planetas pequeños, tales como la Tierra, con débiles campos de gravedad, normalmente carecen de satélites. Plutón no tiene ningún satélite conocido, ni tampoco Mercurio o Venus… Pero la Tierra, de manera sorprendente, sí tiene uno: la Luna.

Pero esperen un momento. No he mencionado a Marte. Marte, aunque es solamente un décimo de la Tierra, tiene dos satélites. ¿Qué les parece? Bueno, no todo consiste en tener satélites. Lo más importante es el tamaño de esos satélites. Digamos, pues, que en general, cuando un planeta tiene satélites, éstos son mucho menores que él. Así pues, si la Tierra tuviera un satélite todo nos haría sospechar que, como mucho, sería un pequeño mundo, quizás de unos 45 kilómetros de diámetro. Pero no es así. La Tierra no sólo tiene un satélite, sino que tiene un satélite gigantesco, de más de 3.200 kilómetros de diámetro. ¿Cómo es posible? Sorprendente».

No es de extrañar que Asimov se sorprenda. El satélite más grande que gira alrededor de Júpiter es 18 veces más pequeño que éste, mientras que la Luna, es tan sólo 4 veces más pequeña que el planeta que orbita. Además, casualmente gira a la misma velocidad que la Tierra, es decir, siempre nos muestra, sincrónicamente, la misma cara. Algo estrechamente relacionado con la evolución de la vida en la Tierra. Debido a ello, más que casualmente, habría que decir, causalmente. Órbita, densidad, tamaño y relaciones gravitacionales son solo algunas de las anomalías selenitas que llevó a muchos científicos a pensar, que nuestro satélite no es natural. En la década de los 60, los científicos rusos Mijail Vasin y Alexander Sherbakov, afirmaron que la Luna no es un satélite natural. Dichos científicos rusos postularon una serie misterios lunares que indicarían el origen artificial de la Luna. En resumen, las anomalías lunares expuestas por Vasin y Sherbakov son las siguientes: 

1.- Órbita La relación de tamaños entre la Luna y la Tierra, la órbita circular en lugar de elíptica, alrededor de nuestro planeta, conforman un acontecimiento físico tan raro que no solo parece provocado de forma artificial, sino que tampoco fue observado en ningún otro punto del universo conocido. 

2.- Armazón de titanio. Los científicos supusieron que la Luna debería consistir en una gran esfera de titanio, material hallado en grandes porcentajes en las rocas lunares. Esto explicaría que los Meteoritos sean incapaces de penetrar la superficie. El registro de impactos en la Luna, rico en cráteres de tamaños variados, parece indicar que ningún cuerpo, logra penetrar la corteza selenita. Si bien existen cráteres de hasta 150 km de diámetro, ninguno supera los 4 km de profundidad; pero según cálculos similares a los que realizó la NASA para esta misión, un cráter de dicho diámetro debería tener una profundidad de por lo menos 50 km. 

 3.- El origen de los mares El origen de los grandes depósitos de lava sobre la Luna aun carece de toda explicación sólida. 

4.- Extraños núcleos de atracción gravitacional La fuerza de gravitación sobre la superficie del satélite no es homogénea. El hecho ya había sido notado por los tripulantes de la expedición Apolo VIII. 

5.- Baja densidad Nuestro satélite posee el 60% de la densidad que la Tierra. Esto y varios estudios demuestran su inevitable oquedad. 

6.- Marcada asimetría geográfica Las diferencias de los accidentes geográficos entre la cara visible y la cara oscura de la luna son llamativas. Mientras en la primera se concentran casi todos los mares, en la cara oculta se encuentran los cráteres, montañas y otros accidentes geográficos. Por último, el inexplicable origen de la Luna. 

 De hecho, éste es uno de los problemas más complicados de la cosmogonía. Hasta el momento han existido básicamente tres hipótesis en discusión. 

 HIPÓTESIS I: la luna fue alguna vez parte de la Tierra y se separó de ella. Esto ha sido refutado por la evidencia. Ni su composición ni su densidad coinciden. 

 HIPÓTESIS II: La Luna se formó de manera independiente a partir de la misma nube de polvo y gas que la Tierra, y de inmediato se convirtió en el satélite natural de la Tierra. Esta teoría no es aceptable, entre otras cosas, de acuerdo con la actual teoría de la gravitación, ya que todos los restos hubiesen sido atraídos por la gravedad de la Tierra. Además, siendo así, su composición sería muy similar. 

HIPÓTESIS III: La Luna entró en la órbita de la Tierra, viniendo desde muy lejos ( quizás incluso fuera del sistema solar). Navegando a través del Universo, la Luna entró en la proximidad de la Tierra, y por una compleja interacción de las fuerzas de la gravedad fue llevada dentro de una órbita geocéntrica, muy cerca de ser circular. Pero una captura de este tipo es prácticamente imposible. Por otro lado, se esperaría una orbita muy excéntrica, o al menos algo elíptica, pero una vez más, la física y la ciencia misma, descalifica la hipótesis. 

 De hecho, los científicos que estudian el origen del Universo hoy no tienen una teoría aceptable para explicar cómo el sistema Tierra-Luna llegó a existir. En cambio, la teoría de la Luna como producto de algún tipo de inteligencia, supondría una suerte de explicación. Tal vez incómoda, pero válida. Pero por si fueran pocas, aún hay más anomalías, que sugieren su artificialidad. Otra de sus rarezas es que parece tener una antiguedad superior al resto astros del Sistema Solar. 

 En 1969, Estados Unidos construyó un módulo con el único propósito de estrellarse contra la Luna con el fin de estudiar los efectos posteriores. La potencia estimada del impacto se calculó que equivaldría a mil kilogramos de TNT. Tras el impacto controlado, los expertos de la NASA observaron cómo la Luna generó un sonido parecido al de una campana gigantesca, prolongándose el eco durante más de media hora. Ken Johnson, supervisor de la operación, declaró que la Luna, "vibró de una manera simétrica, como si tuviera gigantescos puntales y un amortiguador hidráulico en su interior". Citando a Christopher Knight y Alan Bulter, autores de "¿Quién construyó la Luna?". "La Luna tiene sorprendente sincronía con el Sol. Cuando el Sol está en su punto más bajo y más débil, en pleno invierno, la Luna está en su punto más alto y más brillante, y el retroceso se produce a mediados del verano. 

Se establecen en el mismo punto en el horizonte en los equinoccios y en el punto opuesto en los solsticios. "¿Cuáles son las probabilidades de que la Luna naturalmente se encontraría en una órbita tan perfecta que sería capaz de tapar el Sol en un eclipse y parecer de mismo tamaño desde la Tierra? ¿Cuales son las posibilidades que las alineaciones llegaran a ser tan perfectas en los equinoccios y solsticios?" Por si les ha parecido poco, les diré que las anomalías sobre la Luna no terminan aquí. Por ejemplo, ya que hay más, el misterio del número 108, que relaciona, con medidas y distancias, la Luna, el Sol y la Tierra. O del número 27, presente en su órbita, rotación, y período de gestación humana. 

Por no extenderme más, les invito a que hagan sus propias averiguaciones, sobre todo si su escepticismo aún les impide aceptar la realidad más lógica, pese a que pueda parecer descabellada. Llegados a este punto, cabe preguntarnos ¿Con qué fin podría haber sido construida la Luna? Tal y como fue desvelado en DDLA, les diré que cuando la tierra fue elegida como planeta simiente hace miles de millones de años, los formatierras (logos), trajeron para utilizar como base de operaciones, hasta que el proceso se completara, un satélite artificial, la luna. Esta nave astro, tenía el propósito inicial de regir los ciclos naturales del planeta y sus formas de vida, además de ser la base de operaciones de los formatierras hasta terminar su trabajo. 

Luego de finalizar su tarea, la luna fue dejada en piloto automático para que el planeta y todas sus formas de vida estén sincronizadas con el tiempo de frecuencia 13:20 que rige y le corresponde a este sistema. Mucho tiempo después, cuando ya existía una forma de vida en proceso evolutivo en el planeta, los primeros Manus, habitantes originales de la tierra de evolución reptiliana, llegan al planeta nuestros creadores, los demiurgos y toman posesión del satélite artificial adaptándolo para sus propósitos. Desde su interior, era transmitida la frecuencia lumínica transportadora de la programación de los Lhulus, el rayo Selas, de ahí el nombre griego de la luna, Selene. Luego de la creación del Lhumanu, la luna fue desactivada como servidor, pasando a cumplir nuevamente la función de estabilizador de frecuencia espacio-temporal 13:20. 

 El 20 de julio de 1969 se transmitía al mundo el alunizaje virtual del Apolo 11, de la llegada del hombre a la luna, desde un estudio cinematográfico de la Metro-Goldwyn-Mayer. Mientras tanto, en el mismo momento que esto sucedía, en el satélite terrestre, el gobierno secreto ya hacía tiempo que estaba instalado, investigando su procedencia artificial y su tecnología. Tomando la tecnología descubierta en la luna utilizada para la conexión Wi-Fi (rayo Selas), y los conocimientos transmitidos por los grises, después de la ratificación del pacto en el gobierno de Eisenhower, fue desarrollada la RMI, Remote Mental Induction, (inducción mental remota) experimentada inicialmente en las décadas del 50 y 60, y puesta en funcionamiento de forma masiva, a partir de la década del 70 con los contactados y canalizadores de mensajes extraterrestres y llevada a su apogeo en la década del 90, siendo utilizada para inducir comportamientos sociales en masas, como el fenómeno de las redes sociales, la tendencia sexual, alcohol, drogas, violencia, degradación de valores, costumbres e idiosincrasias, etc, etc, etc. En este momento se usan para su transmisión las antenas de telefonía celular y determinada música. Últimamente se está experimentando con lámparas de bajo consumo y chemtrails, para llegar a los lugares que no llegan los anteriores. 

Anteriormente a esta tecnología se usaba una técnica de telepatía a distancia, estudiada ampliamente en su momento por la KGB y la CIA, llamada psicotrónica. La luna, el primer servidor de las unidades de carbono. La luna, astronave estabilizadora de frecuencias planetarias necesarias para la vida y utilizada por los oscuros para sus detestables propósitos. La luna, fuente de vida generadora de ciclos, ritmos y sincronicidades, enlace artificial con la fuente y el único satélite conocido con la capacidad de someter y manipular a la unidad de carbono, o liberarla y sincronizarla con los ciclos cósmicos de la Creación. La luna, el primer servidor y el primer liberador si sabe como utilizarla a su favor, mediante la frecuencia 13:20 y los ciclos lunares, es el satélite artificial de la tierra, su guardián y protector hasta que los formatierras regresen a ver su obra terminada y su creación al fin liberada. 

 En la actualidad, sobre finales de 2014, los Formatierras volvieron a la luna y ajustaron su ubicación, además de subir su frecuencia. Pero, ¿para qué hicieron eso? Pues para ayudarnos en este proceso evolutivo en el que estamos inmersos, elevando la frecuencia del planeta a 15,64. Y, junto a los ingenieros áureos, modificando los campos nórdicos de nuestro planeta. Así que a partir de ahora cuando vean la luna veanla como lo que realmente es. 

 Naturalmente, ustedes tienen la última palabra. Desde DDLA insistimos siempre en que no nos crean, porque nuestra intención es mostrarles que las cosas no son lo que parecen, y nuestro propósito, que expandan su conciencia y piensen por si mismos, para que puedan llegar a sus propias certezas, libres de imposiciones. Por mi parte, nada más. 

Les esperamos el próximo programa, donde daremos daremos otra vuelta de tuerca al revisionismo científico. Hasta entonces, un saludo, y feliz existencia.

Programa completo







Sektorl
COLABORAR CON DDLA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte

Colaborar con DDLA
https://www.paypal.me/DDLA.