miércoles, 13 de julio de 2016

El poder de la palabra 3x011 - El juego, la alegría la risa

El juego, la alegría la risa

Hay veces, cuando paseo por las calles, que me fijo en los rostros de las personas con las que me cruzo, y dejo que surja aquello que me transmiten... preocupación, prisas, estrés, tristeza, tensión, ansiedad, desconfianza, sufrimiento y ,en general, unos gestos compungidos con aires de cierta “gravedad”. Pocos son los que trasmiten esperanza, paz, serenidad, confianza, asombro, optimismo y esa alegría de vivir que le da brillo a la mirada y dibuja una sonrisa en la cara que tan bien le sienta a cualquier rostro.

Sin embargo, cuando veo a niños en el parque, fácilmente se ríen, se divierten, se sorprenden por cualquier cosa, juegan con otros niños y su entorno de una manera desenfadada y amena, sin pensar en qué les pasó ayer o qué tendrán que hacer mañana. Simplemente están viviendo su presente, disfrutando del momento, sin miedos ni cortapisas... y me pregunto: ¿Cómo y en qué momento perdimos esa alegría?...

Luego me digo ¿de qué sirven los conocimientos si no nos ayudan a ser más felices?..., ¿de qué nos sirve teorizar bonito si no nos hace mejores y trae alegría a nuestras vidas?...

Hay mucha gente seria por ahí, esforzándose en presentar una imagen de eficiencia, de cultivado, de académico, de responsable y cumplidor, digna de asumir cargos importantes... Sin embargo, prefiero darle menos importancia a la imagen y buscar el alma de las cosas... la alegría, lo auténtico, lo genuino, lo pleno, lo esencial, lo real.

Sí, hay un niño en mí, y quiero que así siga siendo. Un niño que investiga, que experimenta, que todavía se asombra, que aprende y que crece sin dejar de ser niño; pero sobre todo que juega, que busca la alegría y la risa como valiosos tesoros que gusta compartir.

El juego no es tan solo un divertimento donde empleamos las horas libres para matar el tiempo o amenizar el aburrimiento, el juego de la vida es toda aquella actividad en la que investigamos, experimentamos, aprendemos y compartimos; y en todo ese proceso avanzamos en nuestro conocimiento y vivencia de la Realidad. El juego no es tampoco divertirse a costa de alguien, eso no es jugar sino ser cruel, ni está reñido con la responsabilidad y la consideración al prójimo, que es, al fin y al cabo, el compañero de juegos. El juego tampoco es competir, como nos han inculcado, en el que siempre hay un perdedor y un ganador, sino que es compartir. Eso es lo bueno de jugar. Un niño no necesita más que un espacio adecuado, la libertad de su imaginación y alguien con quien compartir sus juegos para ser feliz.

El juego no es tan solo un divertimento donde empleamos las horas libres para matar el tiempo o amenizar el aburrimiento, el juego de la vida es toda aquella actividad en la que investigamos, experimentamos, aprendemos y compartimos; y en todo ese proceso avanzamos en nuestro conocimiento y vivencia de la Realidad. El juego no es tampoco divertirse a costa de alguien, eso no es jugar sino ser cruel, ni está reñido con la responsabilidad y la consideración al prójimo, que es, al fin y al cabo, el compañero de juegos. El juego tampoco es competir, como nos han inculcado, en el que siempre hay un perdedor y un ganador, sino que es compartir. Eso es lo bueno de jugar. Un niño no necesita más que un espacio adecuado, la libertad de su imaginación y alguien con quien compartir sus juegos para ser feliz. Se sabe que la alegría y la risa aumenta el sistema inmunológico fortaleciendo nuestras defensas, es un poderoso aliado contra la depresión, estimula la expansión, las ganas de compartir, y se convierten a menudo en el camino más corto del entendimiento. La alegría y la risa son los compañeros del juego que a todos involucra, que incluyen y no excluyen, que amabilizan los sentidos para ver la vida de otra manera, con optimismo; que alejan las preocupaciones y tristezas, que curan las heridas y disuelven los resentimientos, que transmiten libertad y que siembran semillas de Amor... Magia, pura Magia, al alcance de una sonrisa.

Porque aunque juguemos a juegos de mayores sigue siendo un juego, porque el universo es un gran parque y algún día jugaremos de punta a punta, porque la alegría es la pura expresión del Ser en un sentimiento dichoso, porque estar alegres es sonreír a la Creación y que ésta te devuelva la sonrisa, porque la sonrisa siempre es bella y la belleza se vuelve una sonrisa, porque la risa es la esencia de la felicidad y ésta le pertenece tanto al niño como al sabio...

Quítate ese traje gris de seriedad,
despójate de ese gesto de gravedad,
ponte tan sólo una blanca camisa,
retoma el juego, la alegría y la risa;
porque el miedo es la negación a la Vida,
porque la sabiduría... no puede ser aburrida.

Ángel .º.

Programa completo




Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte

Colaborar con DDLA
https://www.paypal.me/DDLA.