jueves, 7 de noviembre de 2013

INFORME PARA CIEGOS

"¡Oh, dioses de la noche! ¡Oh, dioses de las tinieblas, del incesto y del crimen, de la melancolía y del suicidio! ¡Oh, dioses de las ratas y de las cavernas de los murciélagos, de las cucarachas! ¡Oh, violentos, inescrutables dioses del sueño y de la muerte!

¿Cuándo empezó esto que ahora va a terminar con mi asesinato? Esta feroz lucidez que ahora tengo es como un faro y puedo aprovechar un intensísimo haz hacia vastas regiones de mi memoria: veo caras, ratas en un granero, calles de Buenos Aires o Argel, prostitutas y marineros; muevo el haz y veo cosas más lejanas: una fuente en la estancia, una bochornosa siesta, pájaros y ojos que pincho con un clavo. Tal vez ahí, pero quién sabe: puede ser mucho más atrás, en épocas que ahora no recuerdo, en períodos remotísimos de mi primera infancia. No sé. ¿Qué importa, además?..." Informe sobre ciegos.
Sin duda este es un tema espinoso que incomoda. Mientras le enseñan a sus niños a no olvidar ni perdonar, nosotros pregonamos el hecho de que esa no fue nuestra guerra y sucedió en el pasado, de la misma forma que los argentinos decían "algo habrá hecho" cuando un vecino era secuestrado en un falcon verde. Lo que quiero decir es que TODO OCURRE AHORA MISMO, el holocausto, las mentiras, los secuestros, los asesinatos con drones. Nosotros somos el pueblo judío y nosotros somos los "criminales nazis" juzgados en Nüremeberg... Como dice una de las canciones de Pedro y Pablo (no sé si es la que postearon aquí) "si hay alguien torturado, a mí me torturan". Esta es la realidad que vivimos en esta dimensión, todo el tiempo, en todo lugar, necesitamos conocerla y necesitamos exhibir el nivel de emoción elevado que corresponde a nuestro Ser, no a los hechos de este mundo perecedero. Me conmovió ver a la hermosa niña judía diciendo: todo el mundo nos odia, ella cree eso realmente, ella no sabe que hay personas que vivimos por encima de todo esto, ella no sabe la verdad y es sólo una niña, ya con el corazón envenenado. Tengo amigos judíos y los amo y tienen el corazón envenenado, también... ¿Cómo cambiar esto? Pues hablando y siendo muy cuidadosos cuando lo hacemos; pero jamás, jamás, cobardes... En tiempos del "proceso" dormía con una pistola debajo de la almohada, nunca me tragué una palabra que pensara, nunca permití que me manipularan, ni unos ni otros, y esa pistola era mi póliza de seguro que garantizaba que nunca me llevarían vivo.” Centinela Nocturno
Vivimos en un universo dual, en una realidad dual, con pensamientos y emociones duales, regidos por yoes duales, con egos duales e influencias de luces y sombras duales. Tendemos a analizar todo de una forma lineal donde en un extremo se encuentra la aceptación y en el otro el rechazo, diluyendo la zona media con un sinfín de exo y endo energías que terminan por disolver el objeto y condenar o absolver al sujeto según el péndulo de nuestra consciencia se balancee entre nuestra natural inseguridad y nuestro ancestral miedo. La historia en la generalidad y en nuestra propia particularidad nos pertenece y no es ajena a nuestra limitada existencia, pues es la historia que marcó, como si de un caracol se tratara, el camino por donde nuestras existencias caminaron sobre esta realidad, y cada personaje, sea de ángel o de demonio, merece ser considerado por su papel, pero más aún por el actor que lo representó, un actor que muchas veces fue el Judas Iscariote para que esa historia tuviera sentido. 

La grandeza de una persona se mide por la humildad y nobleza de su espíritu, y éste por la coherencia en pensamiento, palabra y obra de su Ser. Nadie que actúe y cumpla su verdadero propósito, puede balancearse en ese péndulo de la dualidad y ser hoy un verdugo, y mañana un santo intentando redimirse de sus pecados. Un Humano y Virya está más allá de los opuestos del bien y del mal, porque su propósito lo guía, y soporta con valentía, nobleza y heroísmo cualquier derrota, pero también cualquier victoria, porque sabe que él no es el contenedor ni el contenido, él es la consciencia y la energía que lo forma. 

El mundo está regido y habitado por ciegos que no ven más allá de su bastón, pero a la vez usan esa limitación como su fuerza para dominar al que sí ve, el que percibe, siente y conoce que el mundo no es lo que parece, y que intenta descubrir ese espacio subterráneo donde se mueve la verdadera realidad, donde se ve el decorado y trabajan los asistentes de escena, acomodando el escenario para que un Erick Priebke, pueda cumplir su propósito y su papel de Judas Iscariote resulte perfecto.  Mientras tanto, nosotros somos como, Fernando Vidal Olmos de "Informes sobre ciegos" en "Sobre héroes y tumbas", intentando descubrir el complot de los ciegos que manejan esta realidad, porque alguien que podía verlos un día confesaba, como lo hizo Juan Pablo Castel en "El Tunel", que los ciegos eran "fríos, húmedos y silenciosos, como las víboras". Por suerte, aún hay quien duerme con una pistola bajo la almohada, para defender su propósito con coherencia de pensamiento, palabra y obra hasta su muerte. Respeto y admiro a todo aquel que mantiene esa coherencia hasta sus últimos días, sea ángel o demonio, Gandi o Priebke, pues lo importante no es lo que se ve, sino lo que no se ve, porque es terreno de los mundos superiores del Ser y el espíritu, y es en esos desconocidos terruños del cielo y el infierno de nuestras más profundas existencias, donde los libretos son escritos y los SERES eligen sus papeles para esta u otra obra en las que les toque participar. 

A un Humano y Virya no le tiene que temblar la mano ni para un lado ni para el otro, y sobre todo tiene que ser fiel a sus principios y propósito en pensamiento palabra y obra, y nunca, pero nunca, borrar con el codo lo que escribió con la mano, pues estaría borrando su propia y única historia. Luego de nosotros, un Luxfero  guerrero del Dragón en un futuro que se manifiesta y que nos espera, terminaría con su vida o la daría por nosotros antes de mancillar su compromiso que adquirió con su SER y el DO, cuando su misión le fue entregada antes de conectarse a esta realidad.  El informe para ciegos es  para aquellos que no ven más allá de su bastón, ciegos fríos, húmedos y silenciosos como víboras, que todos podemos ser aunque nos creamos diferentes, y que mañana al despertar, quizás descubramos que somos también Fernando Vidal Olmos persiguiéndonos a nosotros mismos .

Contácteme

El botón de Whatsapp funciona solo en dispositivos móviles

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar