miércoles, 28 de noviembre de 2012

EL REINADO DE BAPHOMET

1º) EL PACTO

Les recomiendo antes de proseguir, leer los siguientes artículos respetando el orden. Si lo hacen correctamente y encuentran la relación entre ellos, pueden seguir leyendo y comprenderán perfectamente este artículo. De lo contrario, queda bajo su responsabilidad el hacerlo. La verdad siempre estuvo ahí, a la vista de todos pero oculta a los ojos del que no quiere ver. 

En el año 1935, mientras se celebraba un ritual de iniciación en un templo Rosacruz, uno de los allí presentes se puso a hablar con una voz que no era la suya. El gran canciller de la Orden transcribió todo lo que éste decía. El hermano Rosacruz del extraño acontecimiento, no era otro que Angelo Roncalli, arzobispo de Mesembria, que más tarde accedería al pontificio con el nombre de Juan XXIII, conocido como el papa bueno. Juan XXIII ha sido considerado uno de los Papas más queridos de la Iglesia. Pensador y estadista creía que la estructura de poder del Vaticano estaba totalmente obsoleta, y que la misma economía e intereses de la iglesia eran poco transparentes. Sin embargo, el esfuerzo que hizo para repararlo, fue en vano, ya que antes de establecer nuevas reglas, falleció. 
Uno de los eventos que más han marcado la vida de Juan XXIII fue una extraña experiencia vivida en su estancia veraniega de Castel Gandolfo, en el año 1961. Aunque era un secreto a voces, su secretario personal decidió hacerla oficial 20 años después de la muerte del prelado. Transcribo a continuación lo relatado por él:
“El Papa y yo estábamos caminando a través del jardín una noche del mes de julio de 1961, cuando observamos sobre nuestras cabezas una nave muy luminosa. Era de forma oval y tenía luces intermitentes, de un color azul y ámbar. La nave pareció sobrevolar nuestras cabezas por unos minutos, para luego aterrizar sobre el césped, en el lado sur del jardín», narró el secretario. Un extraño ser salió de la nave; tenía forma humana, a excepción de que su cuerpo estaba rodeado de una luz dorada y tenía orejas más alargadas que las nuestras. Su Santidad y yo nos arrodillamos. No sabíamos lo que estábamos viendo, pero supimos que lo que fuese no era de este mundo, por lo tanto, debía ser un acontecimiento celestial. Rezamos, y cuando levantamos nuestras cabezas, el ser todavía estaba allí. Esto nos comprobó que no era una visión lo que vimos. El Santo Padre se levantó y caminó hacia el ser», añadió el asistente. Los dos estuvieron alrededor de 20 minutos uno frente al otro; se los veía gesticular, como si hablaran, pero no se sentían sonidos de voces. Ellos no me llamaron, por lo que permanecí donde estaba y no pude oír nada de lo que hablaron. Luego, el ser se dio la vuelta y caminó hacia su nave y enseguida se elevó. Su Santidad dio media vuelta hacia mí y me dijo: "¡Los hijos de Dios están en todas partes; aunque algunas veces tenemos dificultades en reconocer a nuestros propios hermanos!" 
Este fue el segundo intento contemporáneo de destruir “el pacto”, claro está que tampoco se logró hacer nada, porque Juan XXIII falleció dos años después, el 3 de junio de 1963. ¿Casualidad? Quien sabe. 

Este relato es la clave de todo lo que pasó posteriormente hasta el lugar en que nos encontramos ahora. 1963 fue un año de bastante convulsión en el mundo, entre otros acontecimientos importantes y significativos, fue el año del asesinato de John F. Kennedy, el impulsor del proyecto Apolo. Aunque parezcan hechos aislados, todo está relacionado, y fue el comienzo de la colonización del planeta por Baphomet y sus seguidores. Luego de la muerte de Juan XXIII, la iglesia fue tomada como la piedra angular para la conquista final del lhumanu. En ese encuentro en los jardines de Castel Gandolfo, se le puso en aviso a Juan XXIII de los planes de Baphomet, se le advirtió también que la iglesia a la que el tanto apreciaba, era un brazo más de la bestia, y que si no actuaba rápido, sería el trono de Baphomet y sus fieles seguidores y representantes del pueblo elegido. Juan XXIII se comunica entonces con John F, Kennedy y le relata lo sucedido, Kennedy no estaba ajeno a los acontecimientos con los ETs desde la época de  Eisenhower,  y fragua un plan junto con el Papa y un pequeño grupo de su confianza, para desvelar al mundo esta información, y de esta manera, truncar los planes de los oscuros. Kennedy lo haría de forma pública para todo el mundo, y Juan XXIII lo avalaría de forma oficial para los creyentes y el resto de seguidores, creando la fuerza necesaria entre gobierno y religión para vencer al enemigo. Mientras tanto, el programa Apolo, cuyo verdadero propósito era demostrar científica y categóricamente la artificialidad de la luna, avalando todo lo anterior expuesto, se desarrollaría paralelo al de los oscuros, que ya estaban hacía tiempo en territorio selenita, con la tecnología entregada por los representantes del pacto. El resto de la historia, ya la conocen, el 3 de junio muere Juan XXIII y el 22 de noviembre Kennnedy es asesinado en Dallas y los planes de revelación de la verdad son desbaratados.

Este año, en el Aula Paulo VI del Vaticano, Benedicto XVI presentó e inauguró públicamente el reinado de Baphomet sobre la tierra, con una misa en su honor y la presentación pública de su trono, aunque la obra “la resurrección” del escultor Pericle Fazzini data de 1977 nunca había sido mostrada antes públicamente de esta forma. Miles de seguidores y millones de incautos creyentes, alabaron su nombre, entregándoles el alma y la energía necesaria para su materialización en esta realidad. Un reptil ahora domina a millones de adoradores del Papa y el Vaticano, que no es otra cosa que el representante del Talmut, las enseñanzas de Baphomet para que la raza elegida siga siendo la dominadora sobre la tierra. Judaísmo = Catolicismo = Satanismo => posesión = cosecha = colonización. 

Ahora viene lo bueno…“Su Santidad dio media vuelta hacia mí y me dijo: "¡Los hijos de Dios están en todas partes; aunque algunas veces tenemos dificultades en reconocer a nuestros propios hermanos!". Esta frase encierra la clave de la liberación, la esperanza, el recuerdo del futuro que le dio a Juan XXIII la paz y la certeza que al final los hijos del Do prevalecerán. Todo indica que se está tratando de armar un escenario para que nosotros rechacemos su llegada e intervención, películas, desinformación, miedo, 2012, blue bean, escenarios oscuros, invasión alienígena, entidades biológicas malignas, etc, etc, etc. Tratando de inclinar y manipular a la opinión pública para rechazar lo inevitable, la caída final del pacto y Baphomet a manos de "¡Los hijos de Dios que están en todas partes, nuestros propios hermanos Geanianos del futuro! que llegaron en 1908 a Tunguska y aguardan pacientemente cerca de la tierra para intervenir junto con los Jardineros cuando la señal sea dada. ¿Porqué en 1908 y no ahora? por una cuestión histórica de la que hablaremos en otro momento.  Esta es mi visión, mi universo particular, mi cinta de Moebius, mi recuerdo del futuro, mi línea temporal, mi escenario uno, al que llegué luego de mucho andar, y es aquel universo al que quiero arribar cuando la inflexión se produzca, y los hijos del Do se manifiesten. No se cual será el suyo, pero yo seguiré trabajando para las fuerzas leales al DO, intentando desvelar la realidad que se esconde detrás de lo aparente, hasta que una señal me indique que el tiempo de retirarme ha llegado. Mientras tanto, en otros universos, la batalla continúa, y nosotros, ajenos a todo, sólo escuchamos el clamor de sus trompetas. 

Lección de magia nº 7´ ¿Lo ve, o no lo ve?

El botón de Whatsapp funciona solo en dispositivos móviles

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar