miércoles, 31 de agosto de 2011

CORRIGIENDO CONCEPTOS (III)

Viendo la cantidad de dudas que han suscitado los últimos artículos, y teniendo claro que para seguir adelante en este viaje hacia la comprensión de la realidad, hace falta una buena interpretación de los conceptos aquí expuestos, creo conveniente hacer un alto para tomarnos unos refrigerios y charlar al respecto. Aclararé ciertos puntos de los últimos post, y romperé la regla por esta vez, contestando preguntas en los comentarios sobre este mismo artículo. Les pediré que si surgen dudas sean claros en sus preguntas para agilizar las respuestas, también si comentan como Anónimo, pongan al final su nombre o Nick, para que pueda contestarles de forma personal. Espero poder ser claro en esta exposición y dejar bien comprensibles los conceptos para seguir adelante. Hay dos cosas fundamentales que tienen que conocer lo mejor posible, cómo funciona la unidad de carbono humano, y cómo funciona la realidad. Sin estos conocimientos es antagónico adentrarse en las profundidades de la verdad, pues llevaría a más dudas entrando en un círculo de recurrencia que oscurecería en vez de aclarar, quedando como tantas otras cosas en el terreno de lo fantástico y conspirativo, terminando en palabras sin sustento real. Pensamiento, palabra y obra, tienen que converger en un punto sustentable para que sea verdadero, sino sólo es un sueño dentro de otro sueño de  un dormido. 

Comencemos con el concepto de mente. Hay dos clases de mente, (energía consciente de sí misma) la de la consciencia artificial y la de la consciencia del “ser”. La primera es manipulable, la segunda no. Porque la de la consciencia artificial le pertenece a la unidad de carbono, y es patrimonio del demiurgo. La de la consciencia del “ser” le pertenece al “Do”, por consiguiente es inmanipulable porque es una parte de la energía consciente de la creación. ¿Puede existir el cerebro sin mente? Sí, porque el cerebro es el “receptor” de la mente. La mente no es producto del cerebro, sino de la consciencia artificial. ¿Puede existir la mente sin cerebro? Sí, al ser energía consciente de sí misma no le hace falta el cuerpo tridimensional del cerebro para perdurar, siempre y cuando sea producto de la consciencia del “ser”, sino es finita y supeditada a la subsistencia de la consciencia artificial. Mente=energía consciente de sí misma=proyección holocuántica. ¿Es usted el cerebro? No, porque es un órgano material tridimensional perecedero. ¿Es usted la mente? No, porque es la energía consciente que forma la información procesada por su consciencia. Usted es el “Ser” y no se encuentra en su cuerpo, es digamos como la película Avatar, el “ser” se encuentra en el lugar espacial de su concepción. Los físicos Alain Aspect y David Bohm apoyan con sus estudios y descubrimientos este concepto de mente, pueden leer “El universo es un holograma” en la parte de documentos si les interesa. 

Pasemos ahora al concepto de portal dimensional. Si bien lo expliqué ampliamente en el artículo “Los portales dimensionales” me parece que no quedo claro el hecho de su doble naturaleza, digamos natural y artificial. Cuando es natural el portal es seguro, cuando es artificial el portal es inseguro. No digo con esto que sea bueno ni malo, digo que los portales abiertos artificialmente son peligrosos pues son de entrada y salida, y lo que sale no siempre es bueno. En el caso del natural es sólo de entrada, por él no puede salir nada a esta dimensión sea bueno o malo, así que uno está protegido naturalmente de “luces y sombras” indeseadas. Los sueños y los viajes astrales espontáneos son ejemplos de portales dimensionales naturales. Los viajes astrales inducidos por sustancias psicotrópicas o naturales como el peyote, pueden resultar peligrosos si usted no domina la técnica para abrir y cerrar portales internos, igualmente el viaje astral inducido por técnicas de relajación y concentración debe ser efectuado con la protección adecuada si usted se adentra más allá de su bosón de Higgs particular. En la parte de documentos pueden leer "Física de la teletransportación" (en ingles) donde se describe la parte teórica de un portal dimensional y su utilización para saltos cuánticos (teletransportación de la materia) ya en uso desde hace años. 

Por último el concepto de cosecha. Si bien todavía no expuse un artículo al respecto, ha suscitado bastante incertidumbre y debate su mención. Para entender esto primero es necesario comprender bien las dos cosas fundamentales que mencioné en la introducción al artículo, como funciona la unidad de carbono humano y cómo funciona la realidad. Porque la “cosecha” no es tridimensional, y explicarla sin tener claro los dos primeros conocimientos resultarían en malas interpretaciones y falsas expectativas de salvación o condena. Sólo les aconsejaría que no se preocupen por este concepto por ahora, y que sólo sepan que hay mucha manipulación al respecto. Si usted está leyendo esto es porque ya está en la lista, y tiene por lo menos, reservado el pasaje, sólo le falta pagarlo. Su “ser” elegirá en su momento qué es lo mejor para usted. Hasta aquí por ahora. 

Espero haber aclarado las dudas. Mientras tanto tómense un descanso para pensar y ordenar los conceptos, mientras tanto iré respondiendo sus inquietudes y preparando los nuevos artículos y material para este viaje hacia nuestro “ser” y nuestra libertad.

El botón de Whatsapp funciona solo en dispositivos móviles

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar