domingo, 8 de octubre de 2017

DEMIAN

Nada le es más desagradable a un hombre que tomar el camino que conduce a sí mismo. 
Cuando odiamos a un hombre, odiamos en su imagen algo que llevamos en nosotros mismos. 
Siempre es bueno tener conciencia de que dentro de nosotros hay algo que lo sabe todo. 
La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero. 
Tú sólo tienes miedo si no estás en armonía contigo mismo. 
El pájaro rompe el cascarón. El cascarón es el mundo. Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo. El pájaro vuela hacia Dios. El dios se llama Abraxas. 
El amor no debe pedir, ni exigir tampoco. Ha de tener la fuerza de llegar en sí mismo a la certeza. Y entonces atrae ya en lugar de ser atraído.  
La Humanidad es un futuro lejano hacia el que todos nos movemos, cuya imagen nadie conoce, cuyas leyes no están escritas. 
El verdadero oficio de cada uno es tan sólo llegar a sí mismo. 
Observa bien a un hombre y sabrás de él más que él mismo. 
Si odias a una persona, odias en su imagen algo que es parte de ti mismo. Lo que no es parte de nosotros nos es indiferente. 
Aquel que es demasiado cómodo para pensar por su cuenta y ser su propio juez, se somete a las prohibiciones del momento existentes.  
Veo que piensas más de lo que puedes expresar. Pero también que nunca has vivido lo pensado, y eso no es bueno. Únicamente aquellas ideas que vivimos tienen algún valor. 
Las ideas adquieren valor cuando se convierten en vida.
Demian es una novela de Hermann Hesse publicada en 1919. Relata en primera persona el paso de la niñez a la madurez de Emil Sinclair.

“…El Demiurgo es un SER de jerarquía divina, o sea mayor a g18 y su verdadero nombre sagrado es “Abraxas” del griego ἄβραξας "Fuego", que representa su naturaleza dual de luz y calor que alberga la vida, también la dualidad o juego de los opuestos de esta realidad…” JERARQUIAS Y CONSCIENCIA

“…José/Jesús/Cristo era una trinidad formada por tres Seres que representaban tres jerarquías arquetípicas de la creación del sistema Rawak, la del Logos (Cristo), la del Demiurgo (Abraxas) y la del Humano representado por José…Luzbel (Luxfero) el arquetipo espiritual del paradigma de la futura Humanidad…” LA CAJA

Abraxas es el Demiurgo del error que no lo fue, y si bien conocemos la historia, nunca he contado los pormenores de la misma por los cuales las cosas son como son. Hoy develaremos esos pormenores que hacen a la totalidad del relato y que aún ustedes desconocen, para así poder comprender el funcionamiento de la gran máquina de la creación de este universo y de la dualidad que lo forma. 

Abraxas representa la dualidad de los opuestos del bien y el mal de Caín y Abel. Es el creador de este universo y señor del fuego con el que lo forjó. Es el Demiurgo que inició la dualidad mediante su error, por lo tanto, el responsable de esta realidad. Según la numerología griega, la sumatoria de las letras originales en griego de Abraxas (ABPAΞAΣ), da como resultado 365, los días del año solar terrestre (A = 1 + B = 2 + P = 100 + A = 1 + Ξ = 60 + a = 1 + Σ = 200) = 365. También cada letra representa a uno de los siete planetas o esferas celeste clásicas de la antigüedad que tienen influencia directa sobre su creación, Sol, Luna, Mercurio, Venus, Marte, Júpiter y Saturno. Dos planetas mayores, tres menores la Luna y el Sol. No me explayaré más en esto, pueden encontrar mucha información al respecto en la red, sin embargo, lo que a continuación expondré no está disponible, pues es conocimiento esotérico de las escuelas del misterio gnósticas egipcias, por lo tanto, de acceso restringido y solo disponible para algunos pocos iniciados. No daré la totalidad de la información, solo lo necesario para comprender el proceso y desarrollar el artículo.

Abraxas comete dos errores, el primero y subsanable fue no crear vida consciente usando la ya existente. Cada Demiurgo debe crear su propia vida consciente desde el mental y luego enlazar esas vidas a los Kar-Vidicos dando paso a la proyección de la octava hasta la manifestación en la materia, Abraxas no lo hace y enlaza directamente a la materia a Seres ya creados (Kar-Activos). Para subsanar el error solo debía perdonarse, logrando con ese acto revertir el error. En vez de eso Abraxas intenta, para subsanarlo, crear vida consciente sin antes haberse perdonado. Este acto ocasiona que sus creaciones no tengan vida (existencia general) por lo tanto tampoco puedan enlazarse a Kar-Vidicos por carecer de alma (cuerpo de enlace por derecho de vida), y quedan “in-proyectados” (sin proyección en la materia) en el EM mental del Demiurgo como “daimon” (divinidad indeterminada) o creaciones a medio hacer. Por lo tanto, el error que crea la línea paralela clave de Fa (cFa), es el segundo y no el primero. Desde ese entonces Abraxas intenta perdonarse a través de nosotros, pues somos los que debemos perdonarlo mediante nuestro perdón, y los daimon intentan enlazarse a un avatar (contenedor) para tener vida y poder existir en la materia.

Los daimon necesitaban “ejecutores” en la materia, y médiante el pacto, lograron obtener los primeros contenedores para tal fin. Ellos existirán mientras Abraxas no se perdone, pues cuando esto suceda mediante el perdón de nosotros, ellos dejarán de existir en el mental de Abraxas y por lo tanto su universo desaparecerá. Por tal motivo los daimon hacen todo lo posible para que el humano no se perdone y así seguir existiendo. Por cada perdón particular e individual, un daimon desaparece, se esfuma, se desintegra del mental de Abraxas como ceniza en el viento. Nosotros no los necesitamos, pero ellos si nos necesitan pues mediante nuestra inconsciencia y lo que esta conlleva, mantenemos su universo en el mental y somos su soporte físico para su existencia en la materia.  
  
Ellos luchan por su supervivencia como nosotros por la nuestra. Nosotros somos sus enemigos como ellos son los nuestros, pues por ellos estamos al borde de la extinción como especie, por ellos no evolucionamos en consciencia y por ellos no obtenemos la liberación. Nuestras virtudes son sus miserias como sus virtudes son nuestras miserias, pues son el otro lado del espejo, son la dualidad del universo del Demiurgo, el reflejo de su propia creación. Por eso los daimon escondieron el tesoro con siete llaves, para que nadie pueda encontrar ese tesoro y perdonarse, pues nadie puede hacerlo desde la inconsciencia o la consciencia artificial, solo el perdón desde la consciencia real, la del Ser, es valedero y efectivo. Ellos tienen las siete llaves pues son los que las escondieron, tienen certeza, son coherentes e impecables, consideran a sus prójimos, accionan y ejecutan y tienen unión entre ellos. Ahora, el problema reside en que su tesoro no es el nuestro, la consciencia no es su tesoro, su tesoro es otro que solo conseguirán cuando destruyan nuestro universo por completo y construyan el suyo sobre nuestros despojos. 
   
Nadie se libera del cascaron sin consciencia, nadie se libera sin conocer y expulsar sus daimon, nadie se perdona sin abrazar a Abraxas como objetivo final del perdón, porque, en definitiva, forma parte de todos nosotros al ser el creador de esta realidad y de la dualidad. Su perdón es el nuestro como el nuestro el suyo, porque José/Jesús/Cristo fue una trinidad formada por tres Seres y uno de ellos era el Demiurgo Abraxas representado por Jesús, cuya base de enseñanza fue el perdón. Abraxas inicio la octava del perdón en cuerpo presente hace más de 2000 años, como el Logos Cristo comenzó la del Amor y Luzbel la de la consciencia.  

Quizás debiéramos completar el camino de Demian y descubrir alguna otra llave (clave) que nos acerque un poco más a nuestro Perdón, Amor y Consciencia. Comenzaré el juego, comenzaré a completar mi relato, luego ustedes seguirán completando el suyo, para intentar así, encontrar el camino hacia su propia y única liberación.

El pájaro rompe el cascarón. El cascarón es el mundo. Quien quiera nacer, tiene que destruir un mundo. El pájaro vuela hacia Dios. El dios se llama Abraxas. La vida de cada hombre es un camino hacia sí mismo, el intento de un camino, el esbozo de un sendero. Ningún hombre ha llegado a ser él mismo por completo porque nada le es más desagradable a un hombre que tomar el camino que conduce a sí mismo. Siempre es bueno tener conciencia de que dentro de nosotros hay algo que lo sabe todo y que el amor no debe pedir, ni exigir tampoco, ha de tener la fuerza de llegar en sí mismo a la certeza. Y entonces atrae ya en lugar de ser atraído …

¿Qué mundo hay que destruir? ¿el nuestro, o el de los demonios? ¿Qué sendero hay que recorrer? ¿el nuestro o el de ellos? ¿Qué certeza hay que conseguir?...


Sektorl
Colaborar con DDLA: https://www.paypal.me/DDLA

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte