miércoles, 2 de noviembre de 2016

La otra historia 4×04 – Alquimia interna y los centros de control

Alquimia interna y los centros de contr

“Son criaturas egoístas que carecen de ningún sentimiento elogiable. Aprendieron a usar la pólvora y ahora sólo piensan en la guerra. ¿Te imaginas lo que pasaría si aprendieran los secretos de la alquimia?” . Hiromu Arakawa.

Bienvenidos a LOH, comenzamos el programa 4 de la 4 temporada hablando de nuestra alquimia interior.

Un proceso de generación de energía de alta o baja calidad del que hablamos en temporadas anteriores apoyándonos, en el trabajo del 4º Camino de Gurdjeff y los estudios de energía de los hidrógenos de su discípulo Ouspensky. Les resumo y refresco a memoria cuando decía que dependiendo de la materia prima que ingerimos (Carbono), la calidad del aire que respiramos (Oxígeno) y las emociones que recibimos del entorno, (Nitrógenos) la maquinaria biológica humana genera energía por medio de un proceso de alquimia interior que no es más ni menos, que “Combustión”.

Todo generador de energía, independientemente del tipo de central o fuente que lo produce, Libera energía en forma de combustión pura y dura. Como lo oyen, un proceso de combustión como generar una llama o poner en marcha un motor de explosión. Todo proceso de combustión es generalizable y la energía producida, se desprende en forma de calor produciendo un trabajo. De este modo, nuestro proceso de combustión alquímico interior, tiene una triada energética común cuya ecuación es:

Combustible + Oxígeno + Energía de Activación = Combustión

Dice el 2º Principio de Correspondencia del Kybalión que: “Como es arriba es abajo” y se puede concluir, que nuestro proceso de combustión alquímico energético interior, tiene su propia ecuación cuya energía final entregada, son los Hidrógenos que entregamos:

Carbono + Oxígeno + Nitrógeno = Hidrógeno

Según sea la pureza de cada uno de los parámetros del lado izquierdo de la ecuación, generaremos un Hidrógeno final de buena o mala calidad que será entregado a las luces o las sombras, para ángeles o demonios y muestra de que sea de un lado u otro de esta dualidad tanto ustedes como yo, podemos detectarlo si el acto lo manifestamos en forma de euforia o lo hacemos desde el miedo y el abatimiento. Nuestro proceso de combustión alquímico interior por poner una analogía, es similar al proceso de combustión de en una caldera, con la que aplicando una llama, fuego, calentamos agua. El proceso de combustión en este caso parte de la generación de esa llama en un dispositivo que se llama quemador.

El quemador como generador recibe como Combustible gas o gasóleo, el comburente u oxidante de la reacción es el oxígeno tomado del aire y la energía de activación, la chispa que enciende el proceso que cierra la triada creando la llama que dentro de la caldera como contenedor, calentará el agua alojada siendo distribuida para dar servicio de calefacción o agua caliente y sanitaria. Si identifican y asocian cada uno de los términos descritos en el proceso de combustión de una caldera con nuestra alquimia interior, verán que el resultado es un proceso de combustión en el que la energía producida se desprende en forma de calor produciendo un trabajo.Para nuestro proceso de combustión y nuestra alquimia interior, es necesario apoyarnos en el estudio de producción de hidrógenos de Ouspensky donde el Combustible; será el Carbono procedente de los alimentos que ingerimos, El Comburente; es el Oxígeno (O2) que oxida la reacción alquímica y lo tomamos del aire que respiramos.

La Energía de Activación, en nuestro caso procede de los llamados Nitrógenos (N) que recibidos de las emociones del entorno que nos rodea e conos impactan. Vean pues, la importancia de la calidad del alimento que ingerimos, contra menos puro (conservantes, colorantes, pesticidas, etc.) peor octanaje producimos de la energía producida. En el oxígeno contra peor sea ídem de o mismo (polución, chemtrails etc..) y finalmente los Nitrógenos, el mas importante de los tres; las emociones del entorno que nos afectan: las malas y buenas noticias, estrés y destrés, presión y tensión, depresión y alegría etc., este tipo de estímulos, condicionan nuestro estado de ánimo a la hora de afrontar situaciones importantes a lo largo de nuestra existencia o en la toma de decisiones en lo inmediato.

Vean pues, la importancia de las noticias con que nos bombardean varias veces al día, desde los medios de comunicación y su importancia en la producción de los Nitrógenos. Es más, les diré, que aunque ustedes se alimenten de comida pura sin adulterar y vivan y respiren el aire del campo, si las emociones que reciben en su entorno son muy malas, los nitrógenos serán capaces de envenenarle produciendo como resultado, una energía pésima en nitrógenos. Recuerden desde ahora hacerse la pregunta; ¿Qué pretendes de mí cuando me machacas con noticias que me irritan?.

Los hidrógenos finales que producimos según sea su octanaje alto o bajo, alimentan como digo, a los ángeles o demonios representantes de las luces o de las sombras que nos circundan. Para ir concluyendo este apasionante tema, debo decir que la energía que producimos independientemente de la calidad final del hidrógeno, no toda es entregada a quienes están pero no vemos. Una parte de esta energía la auto consumimos pues nuestra máquina biológica necesita de ella para poder realizar nuestras funciones básicas y el trabajo de nuestra actividad diaria. Tenemos pues, una idea de como actúan los ángeles y demonios cuando tienen hambre y le chupan hasta la última gota del sabroso hidrogeno que ustedes y yo, producimos.

Jose de Aetamira

Programa completo




Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Muchas Gracias por su aporte