viernes, 11 de marzo de 2016

SELECCIONES

CARTA A UN NIÑO

Mi pequeño: No es mi intención justificar nada de lo que ha pasado entre nosotros los últimos años. Sé, y me duele saberlo, que debes sentirte sólo y confundido, pues me he olvidado completamente de ti. Es por ello que, dejando a un lado mi enorme y engreído orgullo, he decidido expresarte todo lo que siento y que ya no puedo callar.

Primero, quiero disculparme por el distanciamiento entre los dos. Ese distanciamiento creado únicamente por mí y mi estúpida búsqueda de aprobación, de pertenencia, de una palmada en el hombro y de un “buen trabajo” dicho por alguien, quien quiera que fuese. Seguramente te preguntarás ¿Aprobación de qué?, ¿Pertenencia a qué?, bueno, pues siendo sincero, no creo ser capaz de responderte, pues jamás me formulé dichas preguntas. 

Sumergido en mi inconsciencia, pasé día tras día buscando cosas que no quería encontrar, dando mi mejor esfuerzo para lograr metas que no eran mías, viviendo impulsado por el actuar de los demás. Era como una oveja sin rumbo que, por comodidad, sigue a otra que tampoco sabe a dónde va. Dejé de cuestionar las cosas, porque cuestionar implica ver las dos caras de la moneda, y yo prefería quedarme con la cara que ya conocía. Era más cómodo, más simple. Además, ¿qué sentido tenía hacerme tantas preguntas si jamás hacia un esfuerzo para conseguir las respuestas? 

Con el paso del tiempo, dejé de divertirme, de improvisar, de ser espontáneo, de escuchar a mi corazón. Fui dejando atrás todos mis sueños, esos de los que tú y yo tanto hablábamos durante horas, ¿lo recuerdas? Esos sueños que te prometí convertir en realidad porque era lo único que realmente valía la pena en esta bendita vida. ¡Pero no pude, no quise lograrlo! Me faltó valor y me sobraron pretextos, pues hacer los sueños realidad implica un costo, y nunca tuve el valor de pagarlo. Porque ese costo no se paga con dinero, sino con VOLUNTAD, AMOR y RESPONSABILIDAD.

La VOLUNTAD que me faltó para liberarme de las cadenas que yo mismo me puse, nadar contra la corriente y decir ¡BASTA!. El AMOR que dejé de sentir hacia mí y que luego, por egoísmo, dejé de compartir con los demás, justificando ese actuar con la frase idiota: “Amar te rompe el corazón”. La RESPONSABILIDAD que siempre evadí sobre mis pensamientos, palabras y obras, pues era más fácil culpar a alguien más si las cosas no salían como esperaba. 

Cometí infinidad de errores. Lastimé a quienes cuidaban no fuera lastimado y protegí a quienes me lastimaron, amé a quien no me amaba y desprecié a quien me entregó su amor. Fallé muchas veces, muchísimas, incluso cuando más se esperaba de mí. Pero no logré aprender de mis errores. Malinterpreté las enseñanzas de la vida, desechando el aprendizaje y llenándome de miedos y temores, convirtiéndome poco a poco en mis propios traumas y complejos.

Y así, perdido dentro de ese huracán de deseos y ego, me olvidé de mi único y verdadero amigo, aquel que siempre caminó a mi lado, que nunca me dejó. Ese que en ningún momento perdió la fe en mí, ni siquiera cuando en mi ceguera lo ignoré y renegué de su existencia. Me olvidé de ti, mi amado niño.

Por suerte, por causas que aún no termino de comprender pero que agradezco infinitamente, como un rayo llegaron a mí los recuerdos esos días cuando ambos vivíamos entre sueños y reíamos todo el tiempo, ajenos a la “vida” adulta, esa en la que el dinero vale mucho y una sonrisa no vale nada. Ese tiempo en el que juntos descubríamos algo nuevo a cada momento y nada era imposible. Éramos verdaderamente sabios, no cómo ahora que soy adulto, que estoy lleno de información y tan vacío de sabiduría, defendiendo ilusiones y despreciando a la realidad.

Discúlpame mi niño, discúlpame por haber cambiado lo más por lo menos, por olvidarme de Ser y preferir poseer, por darte la espalda aun cuando eras tú quien iluminaba mi camino, por buscar afuera lo que siempre estuvo en mi interior.

Dicen que no hay peor ciego que aquel que no quiere ver, y yo lo comprobé en carne propia. Pero ¿sabes? finalmente he abierto los ojos, y aunque no me gusta todo lo que veo, no pienso volver a cerrarlos. No estoy dispuesto a fallarte, a fallarnos nuevamente, pues a pesar de que he roto hasta la última de nuestras promesas y pisoteado casi todos nuestros sueños, está vez tengo la firme VOLUNTAD de comenzar de nuevo, de tomar la RESPONSABILIDAD de manejar mi vida y construir una realidad donde el AMOR sea todo lo que necesite para Ser.

Hoy, estamos juntos nuevamente mi pequeño amado, y esta vez no pienso soltar tu mano. Desconozco cómo será el camino o qué cosas encontraremos más adelante, pero mientras tú, mi niño interior, mi maestro sabio e inocente, mi Ser de Luz pura y cristalina, camines a mi lado, tengo la certeza de que éste será el andar más hermoso de mi vida.

Con AMOR, tu Amigo y protector.

P.D. Cuando comencé a escribir esta carta buscaba que me perdonaras, pero ahora que la he terminado, comprendo que estaba equivocado, pues quien necesitaba perdonarme no eras tú, sino yo mismo.



.·.HOY ME ACORDÉ DE VIVIR. ·.

Hoy cuando me levanté y me asomé a la ventana pude observar el maravilloso y espléndido día que hacía....Un sol brillante, un cielo totalmente limpio y azul, al respirar profundamente , podía sentir las ganas de vivir que inspiraba este día.

Tengo la suerte de vivir al lado de la costa, un lugar tan lindo e inspirador que me siento afortunado en tener esta belleza a mi libre y entera disposición....

Es curioso....antiguamente, disfrutaba todo el tiempo de este paisaje...de las estrellas por la noche y del sonido de las olas por el día....Se siente como estar en un verdadero paraíso...Hoy no quise dejar pasar la oportunidad, como otras veces hago, ya que por pereza o por optar “viajar” por la red y sus confines, muchas veces me pierdo el placer de sentir la arena en mis pies, o la suave brisa en mi cara...

Hoy no quise dejar pasar la oportunidad y bajé a la playa....Simplemente era hermoso....ese cielo azul parecía sacado de una fotografía acompañado del brillante sol que me regalaba su calor...Cerré los ojos e inspiré profundamente, y fue ahí, en ese momento, que de repente me di cuenta.....”Estoy vivo”...expiré y abrí los ojos....miré a mi alrededor y me di cuenta que muchas veces, por no decir la mayoría de veces, he estado perdiendo el tiempo en tonterías…en cosas que me distraen y no tienen tanto sentido como yo creía....Sin duda la vida te enseña de diversas maneras, y una de ellas son las señales, que la mayoría no sabemos ver o no “queremos “ver....

Hace poco tuve que aprender de esas señales a la fuerza, aprender que uno se levanta pensando en un mañana, planea un futuro y pelea por el...peo nunca vivimos el presente.....pensamos que viviremos muchos años, los suficientes como para conocer nietos o hasta bisnietos incluso.....Sin embargo, la única verdad al respecto, es que el único que conoce tu futuro es el destino, y no importa que comas sano, seas vegetariano , practiques no uno, sino cuatro deportes distintos, o lo más importante que nos cuesta reconocer...que es que no importa la edad que tengas....puedes tener 15, 20 35, 48 , 60 80 años....da igual, porque cuando el destino te marca el último día de tu vida en esta Tierra, ya no hay futuro que cumplir ni nada más por hacer....

Estamos inmersos en una nueva manera de distraernos y mantenernos “ocupados”...antes era la televisión, ahora son las redes sociales y los móviles...todo el día pendiente de lo dicho por fulano o por sultano, da igual el campo...siempre hay discrepancias , enfrentamientos y falta de tolerancia....Da igual si hablamos de fútbol, de cine, de moda, de cocina…siempre hay quién le gusta atacar e insultar, y otro dispuesto a reaccionar y responder....y ahí se nos va la vida...defendiendo posturas y tonterías que al final nos hacen olvidar algo tan básico obvio que es...VIVIR!!!!. 

Estoy un poco cansado ya de apocalipsis zombis , de invasiones extraterrestres, de Elites Illuminatis y demás historias que lo único que consiguen es que me olvide de vivir y disfrutar lo bueno que me da este Planeta.

Por ese motivo, hoy, me dedicaré a contemplar y disfrutar el hermoso día que este lugar me ha regalado , e intentar de vivir un poco en esta Tierra...por qué lo más importante, sé que me levanté y empecé el día...pero no sé si será mi último día en este mundo...

Un abrazo...y acuérdense de vivir...qué sólo el destino sabe para cuándo tiene reservado el billete de regreso...


Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte