miércoles, 2 de diciembre de 2015

Rasgando la realidad 2x09 - La vacuna parte uno

La vacuna parte uno

Se entiende por vacuna cualquier preparación destinada a generar inmunidad contra una enfermedad estimulando la producción de anticuerpos. Puede tratarse, por ejemplo, de una suspensión de microorganismos muertos o atenuados, o de productos o derivados de microorganismos.

Su uso está muy extendido en el mundo, ya que para la mayoría es sinónimo de tranquilidad en la prevención de enfermedades. Sin embargo, en los últimos años se acrecientan las dudas sobre la seguridad en el uso de éstas.

¿Son todas las vacunas necesarias, efectivas, y seguras? ¿Nos están ocultando información entre laboratorios y administraciones públicas para que el «negocio saludable» que en parte son las vacunaciones masivas y sistemáticas no deje de serlo?

Sabemos que la intención inicial al ser vacunados es protegernos de una enfermedad, pero… ¿Es posible que su propósito final sea diferente?

La viruela fue la primera enfermedad que el ser humano intentó prevenir, inoculándose a sí mismo con otro tipo de enfermedad.

Se cree que la inoculación nació en la India o en China alrededor del año 200 A.C. . En China, a los pacientes que sufrían tipos leves de viruela, se les recogían fragmentos de pústulas secas, para molerlas hasta conseguir una mezcla con aspecto de polvo, que luego se le introducía por la nariz, esperando que esto les inmunizara.

En 1796, durante el momento de mayor extensión del virus de la viruela en Europa, un médico rural de Inglaterra, Edward Jenner, observó que las recolectoras de leche, adquirían ocasionalmente una especie de «viruela de vaca» o «viruela vacuna», por el contacto continuado con estos animales, y que luego quedaban a salvo de enfermar de viruela común.

Jenner tomó viruela vacuna de la mano de la granjera Sarah Nelmes. Insertó este fluido a través de inyección en el brazo de un niño de ocho años, James Phipps. El pequeño mostró síntomas de la infección de viruela vacuna. Cuarenta y ocho días más tarde, después de que Phipps se hubiera recuperado completamente de la enfermedad, el doctor Jenner le inyectó al niño infección de viruela humana, pero esta vez no mostró ningún síntoma o signo de enfermedad.

Años más tarde, ya entrado en siglo XIX, el célebre químico francés Louis Pasteur, conocedor del trabajo de Edward Jenner, estudiaría y perfeccionaría este método para combatir enfermedades, basado en la idea de que una versión débil de una enfermedad era causante de la inmunidad de su símil virulenta.

Así que, Pasteur encontró la forma de superar, a través del desarrollo de vacunas específicas, enfermedades como la rabia, el cólera aviar o el carbunco.

Esta manera de prevenir o restablecer la salud ante una enfermedad concreta se popularizó, hasta tal punto que en los últimos años han aumentado las campañas de vacunación, aumentando la variedad de éstas e inoculándose cada vez a una edad más temprana. En algunos países se ha llegado al extremo de negar a la población la libertad de elegir, siendo obligatoria la vacunación.

Este exceso de celo, en la prevención de enfermedades mediante el uso de vacunas, viene parejo a un aumento incesante de problemas de salud derivados de éstas. Evidencia de ello es que en los últimos años proliferan el número de denuncias, por graves problemas de salud derivados de determinadas vacunas. En una breve búsqueda en internet, encontramos algunos ejemplos:

En la web de Miguel Jara, un escritor e investigador independiente, especializado en la investigación de temas relacionados con la salud y la ecología, podemos ver:

352 muertes por la vacuna del papiloma notificadas ante la Agencia Europea de Medicamentos.

En https://argentinasinvacunas.wordpress.com tenemos: Si las vacunas no causan daño cerebral ¿por qué GlaxoSmithKline paga $63 millones a las víctimas de su vacuna de la gripe?
En un completo artículo de BibliotecaPléyades.net se hacen eco de varios puntos polémicos, como son:
  • Impunidad para los fabricantes de vacunas también en España.
  • El desastre de la vacunación de la anterior falsa epidemia de gripe porcina.
  • La minimización de los riesgos de la vacunación con la complicidad de la OMS.
  • Los neurólogos británicos advierten de una epidemia de parálisis provocada por la vacunación.
  • Un voluntario en los ensayos alemanes de vacunas, informa de reacciones adversas graves omitidas.
  • El Ministerio de Salud de la República Checa, rechaza la vacuna de Baxter a causa de los riesgos.
  • Los adyuvantes tóxicos en las vacunas, ocultados.
  • Un documento oficial, revela que la vacuna incluye el peligroso virus de la gripe aviar.
Esto es sólo una pequeña muestra de las múltiples voces que alertan de que la vacunación ante determinadas enfermedades no necesariamente es tan segura.

Vamos a tratar de analizar por qué esto es así. La Organización Mundial de la Salud (OMS), es el organismo de la ONU especializado en gestionar políticas de prevención, promoción e intervención en salud a nivel mundial.

Acudimos a su página web para comprobar que su financiación se sustenta en dos pilares:

Las contribuciones señaladas , que son las cuotas que los países pagan para ser miembros de la Organización.

Y las contribuciones voluntarias , que proceden de los Estados Miembros (además de sus contribuciones señaladas) o de otros asociados. En los últimos años, las contribuciones voluntarias, han representado más de tres cuartas partes de la financiación de la Organización.

Es en esos otros asociados, que tan discretamente se mencionan, donde recae el grueso de su financiación. En resumidas cuentas, es en casi ¾ partes financiación privada, presumiblemente procedente del lobby farmacéutico.

Un factor a tener en cuenta es que la enfermedad, y no la salud, es el negocio de la industria farmacéutica, y que el mercado farmacéutico supera las ganancias por ventas de armas o las telecomunicaciones. Por cada dólar invertido en fabricar un medicamento se obtienen mil de ganancia.

Con semejantes beneficios, como comprenderán se hace difícil considerar que les mueva una intención noble, como sería restablecer la salud sin los sempiternos efectos secundarios que lleva parejo todo medicamento. Tal vez, habría que decir medica-miento.
Programa completo
DDLA Tv 2×09 – Polijusticracia / Monstruo de 4 cabezas



Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario

Muchas Gracias por su aporte