martes, 20 de octubre de 2015

LOS SUEÑOS DEVELADOS (III)

Llegó la hora de subir un nivel más en el juego pese a que se sigue cumpliendo el primer paquete de datos que este administrador entregó hace cuatro años y ocho meses, que decía: 

"…El noventa y ocho por ciento (98%) de la población mundial tiene instalado un obsoleto sistema operativo , Windows 95, imposible de procesar datos; del dos por ciento (2%) restante, el noventa y cinco por ciento (95%) tiene instalados Windows 98, XP o Vista, con posibilidades de procesamiento de datos; del cinco por ciento (5%) restante la mayoría tiene instalado Windows 7, sin ningún problema de procesamiento; y un porcentaje indefinido dispone de un sistema operativo no conocido por el hombre…" 

Así que es necesario subir un escalón más y seguir adelante por ese pequeño porcentaje que logró actualizar su sistema operativo de forma correcta.

Primeramente haré una observación y una crítica al lector, no se puede pasar la existencia buscando, en algún momento tiene que encontrar y dejar de correr de un lado a otro como un verdadero idiota. Cuando se encuentra, sólo se avanza en lo encontrado, por ejemplo si encontró en el artículo Arcontes una explicación coherente que llenó su vacuidad, luego no puede ir corriendo tras cada teoría fantástica sobre los mismos que encuentra por ahí, y publicarla en su muro de “facedebobo” gritando eureka como Arquímedes cuando descubrió el principio de flotabilidad, tiene que ser coherente en pensamiento, palabra y obra hasta sus últimos días en esta existencia y dejar de ser un irresponsable de una vez por todas. Así que de ahora en más, la información será para encontradores, ese porcentaje mínimo de lectores que logró cambiar con trabajo y constancia, su sistema operativo a uno no conocido por el hombre. Los demás no pierdan tiempo leyendo este espacio, pues es energía perdida para nada. Aclarado esto, comencemos con lo que nos compete.

Para adentrarnos en estos niveles superiores primero es conveniente conocer algo sobre el proceso de desconexión que llamamos muerte. Más allá de la etimología de la palabra que podrán investigar, la muerte hace referencia a la partida de una parte de nosotros hacia otros espacios matriciales, siendo el fin de la existencia y el comienzo de la vida, pues la vida comienza siempre con una partida o viaje de fuera hacia dentro, volviendo al origen de su creación o huevo cósmico. En el momento de la desconexión, el cuerpo físico es desechado y los seis cuerpos restantes son proyectados junto con la esfera de consciencia a un plano o capa media de realidad virtual llamada ETD, en esta capa media virtual comienza un proceso de “depuración” y alquimia que culmina cinco estratos o niveles después. No explicaré ahora el largo viaje de depuración, sólo me centraré en el primer nivel del ETD, conocido también como “purgatorio”. 

En este nivel el sujeto se proyecta con la última imagen de su cuerpo físico registrada por la consciencia, esto quiere decir con la “edad cronológica lineal” que tenía al momento de su partida. A partir de ahí el cuerpo emocional o astral comenzará un proceso de “perdón retrospectivo”, donde irá cerrando octavas que no cerró en el EM4x4. Por cada depuración de perdón, rejuvenecerá “físicamente” hasta los años “lineales” que tenía en el momento de la octava que está depurando, y con cada depuración, rejuvenecerá más y más hasta llegar a su estado óptimo o estado óptimo superlativo (EOS) donde la consciencia se encontraba en un equilibrio perfecto entre lo interno y lo externo. Cada uno es diferente en ese estado óptimo superlativo, pudiendo ser cualquier edad la óptima según el sujeto. Con esto quiero decir que su EOS puede ser cualquier edad entre su primera infancia y su partida. Una vez terminada la depuración, cuyo tiempo depende de la expansión de conciencia que haya logrado en la existencia previa, el cuerpo emocional es dejado en el ETD y se proyectan los cinco restantes al siguiente nivel por el “túnel de proyección” conocido como túnel de luz (tema para otro artículo). Hasta aquí lo necesario a saber para comprender lo que viene a continuación. 

En los sueños develados (I) y sueños develados (II) vimos procesos naturales e involuntarios del plano onírico, estudiando cómo y porqué se llevan a cabo. Ahora veremos procesos inducidos a partir de la expansión de la consciencia y muy poco habituales, a no ser que haya logrado expandir la esfera y unificar sus yoes en un alto porcentaje. En el pasaje entre la vigilia y el onírico hay un estrato que por lo general es ignorado por la consciencia común o artificial, llamado “estrato metafísico” EMF (más allá de lo físico) que es utilizado como medio de entrenamiento supraconsciente.  Es un nivel entre lo onírico y la vigilia, donde la realidad es idéntica a la subjetiva, pero sus leyes pueden ser “violadas” para experimentar sensaciones físicas, emocionales e intelectuales, que no podríamos experimentar desde la vigilia completa por las limitaciones de la física y sus leyes. En ese estrato la proyección es igual a la de la desconexión, nos proyectamos con todos los cuerpos menos el físico, que lo suplanta en materialidad, el emocional, con esto quiero decir que tenemos un cuerpo físico como el actual pero con las características y propiedades del emocional o astral. Nuestra imagen proyectada será la del EOS acorde al entrenamiento que debamos hacer, o sea que seremos “moldeados” según las necesidades del caso. 

En ese estrato metafísico podemos experimentar por ejemplo que se siente al atravesar un sólido, o que se siente mover objetos desde la distancia, o que se siente caer al vacío, morir, levitar o tener vista telescópica o microscópica. Podemos proyectar nuestra consciencia a un tercero, ser este o aquel, y hasta proyectarnos a un sujeto en estado de vigilia y hablar, sentir y pensar desde su avatar. También podemos sentir dolor, placer, sufrimiento o alegría extrema como si estuviéramos en un estado de vigilia. Si nos golpeamos nos duele, si nos lastimamos sangramos, y si nos morimos…, bueno, en este caso despertamos, pero sentiremos antes todas las sensaciones de la agonía o de la desconexión del cuerpo físico. En este estrato es donde nos podemos encontrar con nuestro guía o con nuestro protector, pues estamos disociados de ellos mientras nos encontremos en el EMF, ya que no hay peligro alguno en este estado, pues es un escenario virtual para el caso. 

Como dato extra diré que la fragmentación de los yoes puede medirse en el onírico con la capacidad de leer un texto o la continuidad de un objeto siendo el mismo objeto, me explico, cuando la consciencia está fragmentada la proyección onírica también está fragmentada pues son cientos de yoes los que proyectan, entonces un árbol es un árbol y al momento siguiente es otra cosa, pues es otro “yo” el que proyecta, igual pasa con los textos que cambian continuamente imposibilitando ser leídos, pues las letras y palabras “bailan” continuamente. Cuando la consciencia está unificada, la proyección va tomando cada vez mayor consistencia, facilitando la continuidad para que el escenario proyectado sea el mismo, así que podremos leer en el onírico igual que leemos en la vigilia, pues el texto no cambiará.  En el EMF esto no sucede, pues como la proyección es desde la esfera de consciencia unificada el escenario siempre es el mismo, siendo inmutable igual que en el estado de vigilia, a no ser que nosotros o nuestros “entrenadores” decidan que debe ser cambiado por necesidad. 

En este estrato metafísico es por donde podemos “manipular” nuestra vigilia, siendo una herramienta muy útil para nosotros sí sabemos cómo utilizarla, pero ahora no es tiempo para eso, sino para intentar lograr esa expansión y unificación que les permita tener acceso a este EMF aunque sea momentáneamente, y comprobar por experiencia propia que todo esto es real. Por el momento y hasta que esto suceda, nmc, ncndlqd, iycaum. 


Sektorl

0 comentarios :

Publicar un comentario en la entrada

Muchas Gracias por su aporte